camilo pulido 19Ene

Camilo Pulido

TESTIMONIO DE VIDA RESCATADO DE LAS DROGAS

Mi nombre es Camilo Pulido tengo 42 años de edad les voy a contar mi historia de vida. Recuerdo en mi infancia la relación con Hermano no era muy buena me la pasaba peleando con él. A la edad de 9 años mi papá y mi mamá se separaron me quedé solo con mi hermanito que tenía 8 años.

A la edad de 15 años a los 4 días de cumplirlos andaba con un grupo de amigos con los que salía y nos gustaba rumbear y salíamos consumíamos marihuana mucho alcohol y cocaína pura era la primera vez que mi hermano salía con nosotros ese día Lo mataron tenía 14 años de edad, fue algo muy dolorosa saber que mi único hermanito ya no estaba.

Yo sentía una gran soledad y rechazo y empecé a volverme rebelde con mi familia con el colegio y la sociedad, tenía pensamientos que quería irme a la cárcel a buscar al hombre que mató a mi hermano me quería hacer encanar y tomar venganza por mis propios medios…, después de un tiempo se me quito esa idea.

Dure 25 años consumiendo cualquier cantidad de drogas múltiples drogas, al punto que empecé andar con amistades en las cuales me gustaba su música, me gustaba su manera de vestir, los carros que andan en las motos con las mujeres que estaban y las drogas que consumían , y empecé a frecuentar lugares como discotecas bares y ollas de consumo, después de un tiempo terminé mi bachillerato me tocó validar y pasar por varios colegios en los cuales conocí amistades que consumían pepas y empecé a pelear me gustaba la pelea me volví adicto a la pelea , de la pepera que tenía muchas veces no me acordaba de nada , tenía que pelear de tres a cinco veces en el día para sentirme bien quería que me respetara todo el mundo me sentía impotente ante la pérdida de mi hermano,  lo único que quería darme era duro contra el mundo, todos los días no había ni uno solo día que mi mamá no me recogiera de un hospital herido, de un caí de policía , una estación por conductas delictivas y rebeldes.

A pesar de toda mi mamá siempre estuvo pendiente, ella ha sufrido mucho por mí me sacaba de todos esos lugares como fuera, a pesar de estar con mis amigos y mi madre, y en el ambiente de las drogas que tanto me gustaban…. yo en el fondo sentía un gran vacío y soledad que no comprendía, quería más y más sustancias y olvidarme de quien era.

Mi madre desde la juventud me llevó a varios centros de rehabilitación, fundaciones, hogares de paso en unos estuve unos meses en otros semanas o unos días y en otros termine el proceso de rehabilitación , pero no podía parar de consumir, me sentía rechazado por los demás y me sentía solo a pesar que mi madre siempre estuvo hay conmigo.

Cuando empecé la universidad no sabía que estudiar me gustaba el dinero me gustaba la plata quería ser dueño de un banco y empecé a estudiar la carrera de administración de empresas con énfasis en banca y finanzas en una universidad muy reconocida de Bogotá, comencé a estudiar de noche, porque trabajaba en un banco y quería sacar adelante mi vida, en esa época nació mi hijo conocí a una chica en la universidad muy inteligente en la cual por mí rebeldía la dejé con mi hijo de 3 años y medio, lo crie hasta esa época estuve con él pendiente, le cambié sus pañales le daba el tetero mientras que la mamá iba a trabajar después de un tiempo se fue con mi hijo y me quedé solo nuevamente, en el banco donde trabajaba hicieron reestructuración y sacaron a muchos empleados dentro de ellos Salí yo.

Me hundí otra vez en el consumo no pude terminar la universidad me falto un semestre para terminar y empezó mi vida de la calle, Ya mi familia no me quería apoyar la universidad porque me estaba yendo muy mal al punto de probar tantas sustancias probé el bazuco esa droga que me llevó a vivir en la calle anduve andariego por las calles de Bogotá, como un vagabundo al punto que llegue a conocer la calle del cartucho por un tiempo viviendo ahí después eso se acabó, y después quedó la calle del Bronx en donde me la pasaba y vivía en la calle, en donde baje directamente al infierno y pensé que no podría salir jamás de ese lugar.

Después busque la ayuda de mi madre me fui a vivir a Cartagena pensando vivir de otra manera y fue en vano empecé a consumir de nuevo, y viví en la calle de la media luna, en la quinta y en el barrio chino, quede en la calle otra vez, me la pasaba en estaciones de policía me buscaban para meterme a la estación 24 horas allá dormía en ocasiones en hoteles y a veces en la calle.

Comencé hacer fugas geografías y vivir en otra ciudad pensando que podría haber otra manera de vivir, en cada ciudad donde iba consumía. Pase por Barranquilla alquile una aparta estudio en el cual nuevamente consumí y frecuentaba los peores lugares de esa ciudad en el mercado por corinto, la cachacal, barlovento, la chinita y las tablitas, llenas de bandidos y prostitutas. Me deje llevar por la vida de la calle.

También mi madre me ayudo a salir de allí, me fui después a vivir a Santa Marta en los mejores hoteles después hasta los peores hostales y residencias de mala muerte donde me conocí todo en centro de la ciudad y sitio en la calle que le decían el boro, un lugar donde frecuentaban personas indigentes jibaros y multitudes de personas que consumían, fue otro lugar de muerte en la que varias ocasiones estaba en caí de policías y estaciones, y hospitales herido.

Después de buscar ayuda en múltiples ocasiones con la ayuda de mi madre, de un momento a otro entendí lo que es el amor de Dios. Le entregué mi vida voluntad a Jesucristo que me guie en mi recuperación y empezó el milagro en mi vida, mi papá y mi mamá se unieron Dios los unió y papá después de 25 años quiso buscarnos a su único hijo y a su esposa mi madre. Mi papá lo perdió todo mi papá era un empresario que ganaba mucho dinero en el cual un día lo fletearon le hicieron un robo saliendo de un banco con muchos millones le dispararon y lo dejaron en cama no podía moverse después paso a silla de ruedas y con bastón, durante todo ese tiempo de riquezas nunca le enseño a nadie sobre su negocio ni dejo a cargo a nadie que le ayudara se quedó solo, empezó a vender bienes hasta el punto que se quedó sin nada. Dios trató la vida de él al mismo que estaba tratando mi vida, un momento acá mi papá apareció en mi vida, buscando a su hijo perdido mi madre le ayudo a encontrarme, y fueron juntos a buscarme.

Yo estaba en fundación de tantas que estuve, fueron y me ayudaron y me sacaron de ahí me llevaron a la ciudad de Valledupar estuve en una iglesia empecé agarrarme la mano de Dios empezar a ver lo lindo que era el amor de Dios en mi vida y Dios me hablaba a través de las personas a través de la palabra de Dios y me decía que él tenía un propósito conmigo grande y que me iba a sacar de esa vida y que me iba a ser un hombre nuevo empecé a servir en la iglesia . De un tiempo para acá me olvidé que era adicto, y olvidé la vida que había llevado me empecé a dejar llevar de malos pensamientos y nuevamente volví consumir.

He tenido múltiples recaídas han sido por rompimiento de relaciones sentimentales,  por peleas con mis padres por frustraciones por éxitos y  por rebeldía, también por pensar que puedo sólo, por pensar que podía volver a coger las riendas de mi vida y no era así, hasta que un día mis padres unidos encontraron una luz en el camino, en la ciudad de Cartagena.

El Faro, tiene como prioridad ayudar al adicto que todavía sufre y encontré una nueva forma de vivir aquí en este lugar, ingrese hacer un proceso de recuperación en donde recupere mi vida, mi familia y mi identidad, comprendí que debía hacer un tratamiento para entrenarme y aprender las bases de la recuperación, donde me enseñaron todo lo que sé ahora y ahora soy testimonio vivo de que hay un Dios que transforma corazones y que hay un programa en el cual aprendí a mantenerme limpio y sobrio sólo por hoy por estas 24 horas No consumo.

Ya llevo más de 4 años sin consumir, me gradué el tratamiento hice un curso de operador terapeuta en adicciones y drogodependencia empecé a tener amor por el adicto, amor por ese joven que algún día fue como yo y que no ha podido dejar de consumir. Empecé esa dicha, de día y noche a querer ayudar a tantos jóvenes que he visto que han tocado fondo y que siguen hundiéndose en ese lodo cenagoso y en ese pozo de la desesperación que en algún tiempo viví, donde fui al infierno baje a las profundidades y toque ese fondo, pero me levante, volví renacer como el ave fénix de las cenizas. Dios me convirtió en un gran hombre en esa nueva persona que soy ahora en ese ser humano íntegro, entendí el amor de Dios.

Ahora le sirvo a Dios en una iglesia predico la palabra de Dios les habla a las personas de que sí se puede vivir limpio y que intenten salir adelante, ahora como operador terapeuta experto en adiciones y drogodependencias me desempeño como reeducador-terapeuta en el lugar donde termine el proceso de rehabilitación, en este momento soy una luz en el camino, ese Faro que algún que algún día me ayudo a salir de esas aguas tenebrosas, ahora soy un testimonio, un ejemplo a seguir para los jóvenes.

En este lugar me dieron la oportunidad de laborar con el terapéutico, después que me gradué del diplomado y termine mi proceso de recuperación, también dirijo el grupo de apoyo de la orden del caballero de la armadura oxidada donde estamos todos los graduados y jóvenes que viven el programa de recuperación y hemos decidido utilizar la senda del autoconocimiento por su fortaleza para ayudar a establecer relaciones y constituirnos en verdaderos tesoros para comprender la vida interior.

Empecé a estudiar psicología curso cuatro semestres de la carrera, me gusta lo que hago el rol y las funcione que desempeño me levanto todas las mañanas en busca de darle sentido a mi vida y orientar a tantos jóvenes sumergidos en el alcohol y las drogas tantas familias impotentes ante la adicción de sus hijos.

Ahora contribuyo al cambio social, desde la perspectiva de ayudar a las personas que han caído en el combate de la vida, con el fin de luchar contra todas las formas de la adicción en la familia y en la sociedad.

Tengo la oportunidad por mi testimonio, de orientar en los barrios, las familias, la alcaldía, la armada, las instituciones la empresas, ahora me desempeño como conferencista en diferentes lugares como colegios, universidades, iglesias, hoteles, lidero charlas con sistemas de prevención y sensibilización al consumo de sustancias psicoactivas, también trabajo con la universidad de Cartagena en dos sedes y coordino un grupo de apoyo para jóvenes.

Dios me sembró en este lugar, en el cual sigo formando mis primeros pinitos, y desarrollo, mi proyecto de vida, con bases fuertes que tengo en recuperación y herramientas con habilidades sociales para mantener en abstinencia, limpio y sobrio, con estrategias las enseñó a los jóvenes caídos en algún lugar del mundo donde la droga los tumbo y no se han podido levantar de las garras de la enfermedad de la adicción.

Soy un testimonio vivo de que hay un Dios que todo lo puede Gracias a mi familia gracias Por qué mi madre siempre estuvo ahí, Gracias a mi padre porque ahora está con mi mamá ahora la acompaña en todo, Y no está sola , ahora mi mamá es la mujer más hermosa de este mundo al ver a su único hijo en recuperación, tiene un semblante diferente tiene un carisma diferente, gracias a lo que Dios está haciendo está transformando nuestra familia, ahora nos unió doy las gracias a mi padre porque ha estado ahí desde que llegó a mi vida me está apoyando en las áreas de mi vida , mi hijo ahora vive en Europa tiene 18 años y está estudiando.

Voy dispuesto a enfrentar la vida con un corazón agradecido, con la frente en alto y si se puede vivir la vida sin consumir.

Esta es la historia de un joven que pudo salir del infierno de la droga y ahora le sirve a DIOS con la posibilidad de autor realizarme como persona, y lo vas valioso y más importante crecimiento de todas las áreas de mi Vida y la unión de mi Familia.

Camilo Eduardo Pulido Castellanos

Deja un comentario